Planificando el viaje para personas sensibles

, , Leave a comment

dormir en el aviónConocer nuevos lugares y encontrarse en un ambiente nunca antes visitado puede ser en ocasiones algo chocante para las personas que tienen la sensibilidad a flor de piel. A esto habría que sumarle los problemas de sueño que pueden suscitarse durante un vuelo en el avión, en el lugar de destino por el cambio de horario, el famoso y común dolor de oídos y otros problemas que suelen ser de mucha molestia para los viajeros sensibles.

Sin duda alguna, una de las mejores formas de empezar un viaje es desde la casa misma. Es de suma importancia planificar con antelación los elementos que necesitará durante el vuelo y luego en su estadía en el lugar de destino. Lo más recomendable definitivamente, es hacerlo una noche antes y evitar tener que pasar preocupaciones de última hora buscando y rellenando la maleta con lo primero que se nos viene a la cabeza. Una vez que el equipaje este preparado, la tranquilidad de saber que saldrá de su casa con dirección al aeropuerto sin ningún contratiempo está totalmente asegurada.

Lo que se recomienda es llevar en una pequeña bolsa de mano, la cual varía de acuerdo a la persona y el sexo de la persona; como bien te imaginarás, no todos tenemos las mismas necesidades. Sin embargo, algunas cosas son básicas para todos, como por ejemplo llevar un par de tapones para lo oídos, almohadas de apoyo, una botella con agua, frutos secos o semillas y un reproductor mp3 con música que lo relaje. En el caso de las mujeres, el maquillaje es fundamental. En el caso de los hombres podría tratarse de material de lectura. Por último, los niños preferirán tal vez un juego de vídeo como el Gameboy. Para las personas friolentas se recomienda pedir una manta, o en todo caso llevar la propia.

maleta de mano

Foto: Alan Nakkash en Flickr

Un punto importante que deben tomar en cuenta los viajeros sensibles es el sueño. Una buena noche de sueño antes de partir es fundamental para el posterior viaje. Si el viaje es a horas muy tempranas, lo mejor es dormir temprano. Ya en el lugar de destino, es preferible alojarse en un hotel antes que en la casa de un amigo o un familiar, así les evitamos molestias y posibles inconvenientes. Para sentir ese calor de hogar en un nuevo lugar y descansar bien, a veces lo mejor es llevar la propia ropa de cama, como una manta.

Foto: adactio en Flickr

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado